La luna no se va,
la han atado a una nube con un hilo de viento.
Ahora descansa en los reflejos del rio,
en la penumbra del bosque.
Sé que luego llegará el día y la desatará;
Mientras tanto me cubriré con tierra,
como una cobija,
y dejaré que crezca flores sobre ella.

Dejaré que la luna se vaya,
dejaré que te quedes acá.

Alhué Mora

0 comentarios :

Publicar un comentario

Dejá tu opinión: